domingo, 20 de enero de 2013

Más me pegas más te quiero


En mi país solemos usar con frecuencia la frase  "Más me pegas, más te quiero", para referirnos a esas mujeres que incluso cuando están siendo agredidas por sus parejas y alguien va a defenderlas se ponen en contra del defensor y protegen a su agresor.

Las relaciones de parejas en donde hay violencia física y psicológica, la víctima actúa como lo que es: " una persona adicta " y se comporta tan igual como lo hace un drogadicto, porque las relaciones de pareja también son adictivas y aunque no se consuma una droga como cocaína marihuana, barbitúricos entre otros, la dinámica y los efectos son similares.

La persona agredida tiene necesidad de lo que la está destruyendo, lo que destruye su autoestima, su valía como ser humano, está envuelva en un círculo vicioso del que no quiere salir, y aunque pide ayuda, no la quiere, quiere sentirte más víctima y pensar que tiene tan mala suerte que nadie es capaz de ayudarla, de salvarla de su destino. En pocas palabras NO QUIERE AYUDA, sólo se engaña y engaña a todos que realmente quiere salir de ese círculo vicioso de violencia en la que vive, pero realmente no quiere ayuda, necesita permanecer sintiendo insignificante y merecedora del maltrato que recibe.

Cuando la persona que sufre violencia es abandonada por su agresor, va insistir en volver con su pareja o va a buscar otra pareja similar o peor y si en algún momento echa de su vida a su pareja, incluso después puede pedirle perdón y rogarle que regrese.

  A veces para que una mujer tome conciencia de que tiene que abandonar a su pareja, al igual que un drogadicto, sólo hace cuando pisó el fondo; cuando ha sido desfigurada, acuchillada, baleada, ha quedado con impedimentos físicos y la justicia se tiene que hacer cargo de la situación y alejar a su agresor de su vida.

Pero esto no garantiza que no volverá a hacer una relación similar con otra persona agresora, para romper este círculo vicioso debe pasar por terapia.

A mi me suelen escribir muchas mujeres pidiendo supuestamente ayuda, pero no están dispuestas a dejar a su agresor o a juntos iniciar un tratamiento, una terapia de pareja y es que el agresor rara vez reconoce que está mal y que debe cambiar.

Entonces les pregunto que quieren que les diga ¿ como ser más sumisa y buenita con él para que así no les pegue ?,  eso nunca lo haré, cuando quieran ayuda de verdad y dejar  "el vicio" que es su esposo, o pareja, sólo ahí podré orientarlas, mientras tanto, no puedo hacer nada por alguien que NO QUIERE AYUDA, sólo puedo decirles que tomen conciencia que prefieren el golpe, el maltrato y el mantenerse en una situación de víctima, que les gusta eso, que así estructuran su tiempo, son adictas a las "caricias negativas", prefieren eso a nada; tienen miedo de ser felices, asertivas, autorrealizadas; que el mantenerse como víctimas les da tema de conversación, les gusta sentir la compasión del prójimo y ver la frustración del que quiere ayudarlas; si eso les gusta, si eso han decidido por ahora tener en su vida aprende a disfrutar como víctima y dejar de sufrir por ello. 

Tomen conciencia que el maltrato que reciben puede discapacitarlas y pregúntense si realmente eso es lo que quieren para su vida; si se sienten tan insignificantes que no se creen dignas de encontrar a alguien que las ame y respete; pero antes de encontrar a alguien pregúntense si no se creen dignas de amarse y respetarse a sí mismas y querer para ustedes lo mejor.