miércoles, 26 de junio de 2013

Ayudar a quien no quiere ser ayudado


Suelo recibir muchos correos de personas preocupadas porque un ser querido está siendo víctima de maltrato, generalmente una hermana, una hija, una madre, una amiga y me preguntan como pueden ayudarla.

La mujeres víctimas de maltrato están por largo tiempo en una situación de dependencia psicológica frente a su pareja, y como todo estado de dependencia la persona vive por y para el objeto que le produce dicho estado de dependencia, en estos casos "la droga" es la pareja, la mujer se vuelve tan adicta a su pareja que decide que no puede vivir sin él.

La familia suele intervenir, intentan hacerles ver que esa relación puede llevarlas a un fin trágico o a sufrir daños que la incapaciten y aún así la mujer se aferra a su relación y no habrá forma de poderla ayudar, no podrá ayudarla ni la familia,  ni las amistades, ni ningún terapeuta.

Si una persona se resiste a ser ayudada nadie podrá ayudarla y eso es algo que la familia debe entender y aceptar para no sentirse frustrados o incapaces de poder ayudar a ese ser querido que está sufriendo maltrato.

Si ven los videos que publiqué de Un caso real de violencia de género, que involucraba a una pareja que son personas del espectáculo, la mujer se resiste a ser ayudada por su familia y amiga los cuáles acuden a los medios de comunicación para denunciar el maltrato que sufría por parte de su pareja; la mujer víctima de maltrato va a otro canal, niega ser maltratada, desmiente a su familia; sin embargo cuando tocó fondo, cuando sufrió un maltrato que le ocasiona lesiones que requerirán un tipo de cirugía, ahí decide abandonar a su pareja y denunciarlo, ahora el maltratador está preso.

La mujer víctima de maltrato es igual que un adicto a las drogas, hasta que no toca fondo, no siente la necesidad de poner fin a la adicción que es su relación de pareja; y muchas mujeres como muchos adictos pueden tocar fondo pero sus mandatos de autodestrucción, los mandatos de no vivas como diría el análisis transaccional son más poderosos y permanecerán en la relación encaminándose a su final.

Las mujeres que suelen ser asesinadas por sus parejas en su mayoría sufrieron agresiones previas y hasta más de una atención médica de urgencia.

La familia puede motivar a que la víctima de maltrato reaccione, ya sea hablándole sin insultarla, sin imponerle nada, pueden motivarla con algún libro, video, película que trate sobre el maltrato, pero no puedo garantizar que tengan éxito eso dependerá de cada mujer víctima de maltrato.

También deben tener en cuenta que muchas veces una mujer con varios hijos pequeños, mujeres que en algunos casos nunca trabajaron, mujeres que teniendo pareja viven en situación precaria, el decirle deja a ese hombre, te va a matar, que será de tus hijos puede llevarla a un mayor estado de angustia y aunque esa sea la solución del problema de maltrato, dicha mujer está aterrada porque no sabe trabajar, porque no sabe donde va a vivir con sus hijos, ni cómo va a mantenerlos, pagarles los estudios etc. etc. En casos como estos la víctima de maltrato necesita algo más que palabras motivadoras para abandonar a su verdugo, necesita que le ayuden con un empleo, un hogar provisional e incluso una ayuda económica; si quieren ayudar a alguien deben hacerle ver que el dejar a su pareja no va a ser un salto al vacío, sino que ustedes se preocuparán y velarán porque no les falte nada por un tiempo mientras la nueva dinámica que le toca vivir se completa.

sábado, 22 de junio de 2013

Eficacia de un programa de tratamiento psicológico para maltratadores


La violencia en la pareja es uno de los problemas sociales y de salud pública más importantes, tanto por su elevada incidencia como por la gravedad de las consecuencias negativas, físicas y psíquicas, que tiene para las víctimas y sus familiares

De la necesidad y la obligación de intervenir con hombres que han sido condenados por violencia de género, empiezan a surgir y se vienen desarrollando e implantando en los últimos años, diferentes programas de tratamiento psicológico. Estos programas se basan en que existe un conjunto de factores de riesgo, relacionados con el maltrato hacia la pareja, que son modificables desde un punto de vista clínico. Por tanto, aunque el maltratador es responsable de sus conductas, presenta una serie de limitaciones psicológicas sobre las que se puede intervenir.

El objetivo fundamental y último de estos programas de tratamiento es el control de la violencia física, sexual y psicológica, con resultados hasta ahora esperanzadores, ya que son muchos los estudios que concluyen que se produce una mejoría significativa en los agresores.

 Sin embargo, y pesar de estos buenos resultados iniciales, el objetivo de numerosas investigaciones actuales, es poder determinar con exactitud hasta qué punto estos programas son eficaces o si lo son para todo tipo de maltratadores.

Ingresar para leer y descargar