miércoles, 8 de octubre de 2014

Mujeres que finalizaron una relación maltratante: características de personalidad, psicopatológicas y sociodemográficas


Se examinaron las características de personalidad, psicopatológicas y sociodemográficas de mujeres que finalizaron una relación maltratante de pareja, comparándolas con mujeres que continuaron con este tipo de relación, todas con edades entre 18 y 60 años. Se utilizó un ficha sociodemográfica, la prueba Big Five Questionnaire (Caprara, Barbaranelli, Borgogni & Perugini, 1995) y la Mini International Neuropsychiatric Interview (Sheehan & Lecrubier, 2000).

Las participantes que finalizaron la relación presentaron mayores puntuaciones en Afabilidad, Estabilidad Emocional y Apertura Mental, un menor número de hijos, mayor búsqueda de ayuda en instituciones gubernamentales tras los episodios de violencia y una menor prevalencia de episodio depresivo mayor, trastorno distímico, riesgo suicida leve, trastorno de angustia, agorafobia y trastorno de ansiedad generalizada.

Descargar

Violencia contra la mujer que no cesa


La violencia familiar sigue siendo un grave problema social en el Perú, pues siete de cada diez mujeres, que tuvieron alguna vez una pareja, han sufrido algún tipo de agresión por parte de su esposo o compañero, según reveló la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar ENDES-2013, que elabora el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Aunque es difícil que las mujeres hablen sobre este tema, dicho sondeo ahondó en las formas de violencia, sus causas y consecuencias, y en otros detalles que pueden resultar dolorosos, escalofriantes, indignantes y hasta chocantes para muchos.

Este problema fue reconocido mayormente por mujeres separadas, divorciadas o viudas, con estudios de primaria y secundaria, quienes declararon haberlo padecido durante los 12 meses anteriores a la encuesta que realiza cada año el INEI.

Diversos. La forma de violencia más común entre las mujeres es la sicológica o verbal, que llega al 67.5%, mientras que la física representa el 35.7%. En el último lugar figura la violencia sexual, que alcanza el 8.4%.

Entre las mujeres de mayor edad predomina la violencia física, sobre todo en las de Cusco; mientras que en las de menor edad, incluidas las adolescentes, es más frecuente la agresión psicológica y verbal.

Apurímac y Huancavelica encabezan la lista por este tipo de violencia.

Detalles. El inicio de la violencia contra las mujeres, por parte de sus esposos o parejas, se da generalmente uno a dos años después de la unión o convivencia.

Sin embargo, esta situación también se presenta, en menor grado, antes del matrimonio.

Moretones, dolores, heridas, lesiones, huesos y dientes rotos o quemaduras son algunas de las consecuencias del maltrato físico a las mujeres.

Solo el 14% de las agredidas declararon que tuvieron que acudir al médico o centro de salud para tratar estos daños.

No hablan. Si de pedir ayuda se trata, solo cuatro de cada diez mujeres agredidas físicamente solicitaron ayuda a personas cercanas, sobre todo a sus madres, amigos o vecinos. Solo dos recurrieron a alguna institución, como la comisaría, que ocupa el primer lugar, el juzgado, la Fiscalía y la Defensoría Municipal-Demuna.

Las mujeres que no buscaron ayuda explicaron que consideraron que no era necesario, que sentían vergüenza, que no sabían a dónde ir, que tenían miedo a que les pegaran de nuevo, que "eran cosas de la vida", entre otras excusas.

Copiado del diario Correo