lunes, 20 de febrero de 2012

A lo largo del mundo: La mujer, víctima inocente de la violencia


Este artículo que trata sobre la violencia contra la mujer en el mundo ha sido tomado de La ciencia de la no violencia.


Decía Octavio Paz que la mujer es la puerta de la reconciliación del hombre con el mundo. Supongo que se trata de una puerta desvencijada y vieja, maltratada y olvidada, que, lejos de reconciliar al hombre con el mundo,vive en continua lucha con él. Triste porque, en la capital de nuestro país, el 40 por ciento de los homicidios se debe a la violencia conyugal, y el 25 por ciento a la agresión sexual. Triste por todas aquellas mujeres chiapanecas cuya situación de guerra es una excusa más para maltratarlas. Triste porque, en Nuevo León, la mujer es otra víctima más de la violencia intrafamiliar que va en escandaloso aumento.


La violencia puede definirse como cualquier acción,directa o indirecta, mediante la cual se inflige sufrimiento físico, sexual o mental contra un individuo; actos que tienden a afectar al sector más vulnerable de la sociedad como es la mujer. Una mujer es violentada para castigarla, humillarla, denegarle su dignidad humana, su autodeterminación sexual o su integridad física, mental, moral, o menoscabarle su autoestima y personalidad.


Aun así, muchísimas mujeres siguen sin denunciar estos hechos, por razones culturales, económicas, políticas y sociales, así como por vergüenza y temor a represalias.


Cuando una persona es agredida, tiende a deprimirse y aislarse de la familia, y ello deriva, por ejemplo, en enfermedades del estómago, así como en dolores musculares y de cabeza. ¿Qué decir de las mujeres afganas que, a causade la represión a la que fueron sometidas por el régimen talibán por más de un lustro, terminaban enloquecidas, balanceándose sobre su propio cuerpo?


MINUTO DE SILENCIO


Por todo esto, me gustaría guardar un minuto de silencio en memoria de todas aquellas mujeres que son sometidaspor sus victimarios. Pido guardar un minuto de silencio por aquellas mujeres que sufren de enfermedades incurables y espantosas como el SIDA: una mujer de cada cinco es infectada con este virus en Zimbabwe y en la India.


Pido silenciar nuestros labios para reflexionar acercade las mujeres que son maltratadas cada nueve segundos en el mundo (una de cada cuatro mujeres en el mundo experimenta maltrato de cualquier tipo); silenciarlo porque en Sudáfrica una mujer es violada cada 26 segundos y en EU son reportadas cerca de 700 mil violaciones por año.


Cada seis minutos, una mujer es violada; cerrarlos como muestra de solidaridad ante las 20 mil mujeres que fueron violadas durante la Guerra de 1992 en Yugoslavia. Pido rendir tributo a los dos millones de niñas, de entre 5 y 15 años, que son prostituidas en el mundo; reflexionar ante la situación que se da en el país vecino,donde diariamente mueren cuatro mujeres por efecto de la violencia doméstica, y donde cada cinco segundos unamujer es golpeada; también porque en Perú, el 70 por ciento de los delitos denunciados a la policía corresponden amujeres golpeadas por sus maridos


VIOLENCIA FÍSICA Y PSICOLÓGICA


Una investigación realizada en Chile en 1992 reveló que el33.5 por ciento de las mujeres entrevistadas habían sidoagredidas psicológicamente, y el 26.2 por ciento habíasido objeto de violencia física. En Japón se encontró que la media de la edad de las mujeres que sufren violencia es de 43.5 años, lo que demuestra que el 34 por ciento de estas mujeres posee contracepción forzada, y un 75 por ciento mantiene relaciones sexuales forzadas por su pareja. Pido guardar un minuto de silencio por las muertas de Juárez que han sido torturadas, violadas y asesinadas por mentes enfermas desde 1993; cuestionarnos el porqué, aunque vivamos en un mundo ultra moderno y que se vanagloria de ser justo y poblado con entes independientes y libres, las mujeres continúan siendo objeto de vejaciones, maltrato, violaciones y abusos.


La mujer, insisto, es y seguirá siendo un ser susceptible al dolor, que ha intentado gritar, pero su grito ha sido silenciado con las restricciones impuestas a sus derechos, con el abuso sexual a su persona, con puñaladas cobardes que han interrumpido su ilusión por vivir.


Somos las mujeres seres frágiles, como nos describe Shakespeare en “Hamlet”. Deseamos amar e inspirar amor; deseamos luchar por nuestros ideales, deseamos crear y heredarles un mundo mejor a las demás mujeres. De lo contrario, esa puerta de reconciliación del hombre con el mundo, como nos comparó Paz hace años, se negará a abrirse, triste, cansada y quizás hasta furiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario