martes, 12 de junio de 2012

Manual para el tratamiento de hombres que ejercen violencia hacia su pareja



Este manual dirigido a terapeutas, ofrece nuevos instrumentos para tratar a los hombres que ejercen violencia dentro de sus relaciones interpersonales cercanas como las que implican los distintos tipos de grupos familiares, aunque fundamentalmente referidaa las relaciones de pareja. Sin embargo, como lo dice Corsi (1999), “no sólo está dirigido a la construcción de procesos grupales de rehabilitación, sino también a la apertura de programas dentro del sistema de salud y otros sistemas de asistencia social para facilitar el tratamiento de hombres violentos en la consulta privada”.


Aunque el nuevo manual propone la intervención grupal como modelo, su espíritu y los aspectos que aborda son apropiados también para la terapia individual.


Muchas/os terapeutas trabajan aún con hombres creyendo que la violencia de éstos hacia la mujer en el hogar tiene como base problemas psicológicos o psiquiátricos, la baja autoestima de los hombres, su vulnerabilidad e inseguridad, su falta de control, etc. Buscan explicaciones en la infancia, asumen que porque experimentaron violencia en sus hogares serán violentos y que al elevar su autoestima su comportamiento agresivo finalizará” .Como sigue diciendo Ramírez, (2000): “es muy fácil culpar a la infancia o al estrés y asumir que la conducta violenta es respuesta del pasado, como si el hombre fuese una parte pasiva en el proceso”. Del mismo modo, se explica la violencia como una expresión del mal manejo del enojo y se proponen terapias con herramientas para el desarrollo de la asertividad para que el sujeto sienta, ponga nombre y exteriorice el enojo. Pero, ¿por qué el hombre es selectivo en la expresión de su enojo? Si fuera una cuestión de mal manejo de la ira, iría por ahí golpeando a todo el mundo cada vez que se enoje. Es cierto que los hay con patologías concurrentes, pero en general, los hombres que golpean a su pareja tienen dos caras: “Farol en la calle, oscuridad de la casa”. Desde la perspectiva de la autora, cuando trabajamos con hombres violentos en terapias especializadas deben pasar varias cosas para poder lograr un cambio significativo: El decidirse a trabajar con hombres que son violentos, al igual que con otros grupos de personas con situaciones vitales particulares, nunca es sencillo. Se requiere preparación profesional, entrenamiento sobre este tema y revisión de la propia experiencia en relación con los aspectos que toca la violencia de género.


 Con este manual pretende ofrecer una herramienta más para quienes se comprometen al cambio social; que elimine, aunque sea dando un paso a la vez, las construcciones ideológicas, que colocan a los hombres en relación a las mujeres en situaciones que son desiguales, destructivas y contrarias al sano desarrollo personal. Esta es una herramienta básica para terapeutas, les apoyará en un estilo de terapia que no podemos aprender en la Universidad y que aunque las políticas nacionales de salud están comprometidas aimplementar, no existen aún guías accesibles para trabajar, aunque una cantidad cada vez mayor de situaciones planteadas por este problema social y de inequidad de género, son denunciadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario